30 abr. 2013

LECCIÓN 120


Para los repasos de mañana y noche:

1. (109) Descanso en Dios.
2Hoy descanso en Dios y dejo que Él obre en mí y a través de mí, mientras descanso en Él en silencio y con absoluta certeza.

2. (110) Soy tal como Dios me creó.
2Soy el Hijo de Dios. 
3Hoy dejo a un lado todas las enfermizas ilusiones que albergo acerca de mí mismo y dejo que mi Padre me diga quién soy.

3. A la hora en punto:
4Descanso en Dios. 
3Media hora más tarde: 
4Soy tal como Dios me creó.




29 abr. 2013

LECCIÓN 119


Para los repasos de mañana y noche:

1. (107) La verdad corregirá todos los errores de mi mente.
2Me equivoco al pensar que hay algo que pueda hacerme daño. 
3Soy el Hijo de Dios, Cuyo Ser descansa a salvo en la Mente de Dios.

2. (108) Dar y recibir son en verdad lo mismo.
2Hoy lo perdonaré todo, para así poder aprender a aceptar la verdad acerca de mí, y llegar a reconocer mi impecabilidad.

3. A la hora en punto:
2La verdad corregirá todos los errores de mi mente. 
3Media hora más tarde:
4Dar y recibir son en verdad lo mismo.




28 abr. 2013

LECCIÓN 118


Para los repasos de mañana y noche:
1. (105) Mías son la paz y la dicha de Dios.
2 Hoy aceptaré la paz y la dicha de Dios en grato intercambio por todos los sustitutos de la felicidad y de la paz que yo mismo inventé.

2. (106) Déjame aquietarme y escuchar la verdad.
2 Permite que mi débil voz se acalle, para poder oír así la poderosa Voz de la Verdad Misma asegurarme que yo soy el perfecto Hijo de Dios.

3. A la hora en punto:
2 Mías son la paz y la dicha de Dios. 
3 Media hora más tarde:
4 Déjame aquietarme y escuchar la verdad.



27 abr. 2013

LECCIÓN 117


Para los repasos de mañana y noche:
1. (103) Dios, al ser Amor, es también felicidad.
2 Quiero recordar que el amor es felicidad y que nada más me puede hacer feliz. 
3 Elijo, por lo tanto, no abrigar ningún sustituto para el amor.

2. (104) Busco únicamente lo que en verdad me pertenece. 
2 EI amor, al igual que la dicha, constituyen mi patrimonio. 
3 Éstos son los regalos que mi Padre me dio. 
4 Aceptaré todo lo que en verdad me pertenece. 

3. A la hora en punto:
2 Dios, al ser Amor, es también felicidad. 

3 Media hora más tarde:
4 Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.




26 abr. 2013

LECCIÓN 116


Para los repasos de mañana y noche:
1. (101) La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.
2 La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. 
3 Lo único que me puede hacer sufrir es la creencia de que hay otra voluntad aparte de la Suya.

2. (102) Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz. 
2 Comparto lo que la Voluntad de mi Padre dispone para mí, Su Hijo. 
3 Lo que Él me ha dado es lo único que quiero. 
4 Lo que Él me ha dado es lo único que existe. 

3. A la hora en punto:
2 La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. 
3 Media hora más tarde:
4 Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.



25 abr. 2013

LECCIÓN 115


Para los repasos de mañana y noche:
1. (99) La salvación es mi única función aquí.
2 Mi función aquí es perdonar al mundo por todos los errores que yo he cometido.
3 Pues así me libero de ellos junto con él.

2. (100) Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.
2 Soy esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo. 
3 Pues Él me dio Su plan para que yo salvara al mundo.

3. A la hora en punto:
2 La salvación es mi única función aquí.
3 Media hora más tarde:
4 Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.



24 abr. 2013

LECCIÓN 114


Para los repasos de mañana y noche:
1. (97) Soy espíritu.
2 Soy el Hijo de Dios.
3 No hay cuerpo que pueda contener mi espíritu o imponerme una limitación que Dios no haya creado.

2. (98) Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.

2 ¿Cuál podría ser mi función sino aceptar la Palabra de Dios, Quien me creó
para ser lo que soy y lo que por siempre he de ser?

3. A la hora en punto: 
2 Soy espíritu.
3 Media hora más tarde:
4 Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.




23 abr. 2013

LECCIÓN 113


Para los repasos de mañana y noche:
1. (95) Soy un solo Ser, unido a mi Creador.
2 Mías son la serenidad y la paz perfecta, pues soy un solo Ser, completamente íntegro, uno con toda la creación y con Dios.
2. (96) La salvación procede de mi único Ser.
2 Desde mi único Ser, cuyo conocimiento aún permanece en mi mente, veo el plan
perfecto de Dios para mi salvación perfectamente consumado.
3. A la hora en punto:
2 Soy un solo Ser, unido a mi Creador.
3 Media hora más tarde:
4 La salvación procede de mi único Ser.

22 abr. 2013

LECCIÓN 112

Para los repasos de mañana y noche:
1. (93) La luz, la dicha y la paz moran en mí.
2 Soy la morada de la luz, la dicha y la paz. 
3 Les doy la bienvenida a la morada que comparto con Dios, porque formo parte de Él.

2. (94) Soy tal como Dios me creó.
2 He de ser eternamente como siempre he sido, al haber sido creado por el Inmutable a Su Semejanza. 
3 Y soy uno con El, así como Él es uno conmigo.

3. A la hora en punto:
2 La luz, la dicha y la paz moran en mí. 
3 Media hora más tarde:
4 Soy tal como Dios me creó.


21 abr. 2013

LECCIÓN 111


TERCER REPASO
Introducción

1. Hoy comienza nuestro siguiente repaso. 2Cada día repasaremos dos de las últimas veinte lecciones durante diez días consecutivos de práctica. 3Para estas sesiones de práctica seguiremos un formato especial, que se te exhorta a seguir tan fielmente como puedas.
2. Entendemos, por supuesto, que tal vez te resulte imposible hacer cada día y cada hora del día lo que aquí se sugiere como óptimo. 2Tu aprendizaje no se verá afectado si se te pasa una sesión de práctica porque te resultó imposible llevarla a cabo en el momento señalado. 3No es necesario tampoco que te esfuerces excesivamente por recuperar el número de sesiones perdidas. 4Nuestro objetivo no es hacer un rito de las sesiones de práctica, pues ello impediría el logro de nuestra meta.
3. Pero el aprendizaje definitivamente se vería afectado si dejases de llevar a cabo una sesión de práctica por no haber estado dispuesto a dedicarle el tiempo requerido. 2No te engañes a ti mismo con respecto a esto. 3Esa falta de buena voluntad puede estar muy cuidadosamente disimulada tras la falsa apariencia de situaciones que parecen estar fuera de tu control. 4Aprende a distinguir aquellas situaciones que no son propicias para tu práctica de aquellas que urdes para enmascarar tu falta de buena voluntad.
4. Aquellas sesiones de práctica que dejaste de hacer porque por una razón u otra no quisiste llevarlas a cabo, deberías hacerlas tan pronto como hayas cambiado de parecer con respecto a tu objetivo. 2No estás dispuesto a cooperar en la práctica de la salvación sólo si ello supone un obstáculo para los objetivos que son más importantes para ti. 3Una vez que dejes de otorgarles valor, permite entonces que tus sesiones de práctica se conviertan en los sustitutos de las letanías que les dedicabas. 4Pues no te aportaron nada. 5Mas llevar a cabo tus prácticas te lo ofrece todo. 6Por lo tanto, acepta su ofrecimiento y permanece en paz.
5. El formato que debes seguir en estos repasos es el siguiente: dedica cinco minutos dos veces al día, o más si así lo prefieres, a reflexionar sobre los pensamientos que se han asignado. 2Lee las ideas y comentarios que se ofrecen para los ejercicios de cada día. 3Luego piensa en ellos, mientras dejas que tu mente los relacione con tus necesidades, tus aparentes problemas y todas tus preocupaciones.
6. Invita las ideas a tu mente, y deja que ésta las use según crea conveniente. 2Ten fe en que sabrá usarlas debidamente, pues para tomar sus decisiones cuenta con la ayuda de Aquel que te dio los pensamientos a ti. 3¿En qué otra cosa podrías confiar sino en lo que se encuentra en tu mente? 4Ten fe, durante estos repasos, en que los medios que el Espíritu Santo utiliza no pueden fallar. 5La sabiduría de tu mente acudirá en tu ayuda. 6Dale instrucciones al principio, luego relájate con completa confianza y deja que la mente utilice los pensamientos que le diste tal como te fueron dados para que ella los utilizara.
7. Se te dieron con absoluta confianza y con la absoluta seguridad de que harías un buen uso de ellos; con la absoluta fe de que entenderías sus mensajes y los utilizarías en beneficio propio. 2Ofréceselos a tu mente con esa misma confianza, seguridad y fe. 3Ella no fallará. 4Pues es el medio del que el Espíritu
Santo se vale para tu salvación. 5Y, puesto que ella goza de Su confianza, debe ser sin duda merecedora de la tuya también.
8. Hacemos hincapié en lo beneficioso que sería para ti dedicar los primeros cinco minutos del día a tus repasos, así como los últimos cinco antes de irte a dormir. 2Si esto no es factible, trata por lo menos de dividirlos de tal manera que lleves a cabo uno por la mañana y el otro durante la última hora antes de irte a dormir.
9. Los ejercicios a llevar a cabo a lo largo del día son igualmente importantes, o incluso más importantes. 2Te has sentido inclinado a hacer los ejercicios únicamente en los momentos señalados, y luego a ocuparte de otras cosas a las que no aplicas lo que has aprendido. 3Como resultado de ello, no has
reforzado suficientemente tu aprendizaje, ni le has dado la oportunidad de probar cuán grandes son los regalos que te puede ofrecer. 4He aquí otra oportunidad de hacer un buen uso de él.
10. Durante estos repasos subrayamos la necesidad de no dejar que lo aprendido permanezca inactivo entre tus dos sesiones de práctica más largas. 2
Intenta dar a tus dos ideas diarias un repaso breve, aunque serio, cada hora. 3Usa una de ellas a la hora en punto, y la otra, media hora más tarde. 4No necesitas dedicar más de un momento a cada una de ellas. 5Repite la idea, y deja que tu mente descanse en silencio y en paz por un rato. 6Luego puedes dedicarte a otras cosas. aTrata, sin embargo, de mantener el pensamiento vivo en ti, y deja que sirva también para ayudarte a conservar la paz a lo largo del día.
11. Si algo te sobresalta, piensa de nuevo en la idea. 2Estas sesiones de práctica están diseñadas para ayudarte a formar el hábito de aplicar lo que aprendes cada día a todo lo que haces. 3No es cuestión de repetir el pensamiento y luego olvidarte de él. 4La ayuda que te puede prestar es infinita. 5Y su propósito
es serte útil en toda circunstancia, en todo momento y lugar, así como siempre que necesites cualquier clase de ayuda. 6Procura, pues, tener presente la idea en todas tus actividades diarias, y haz que sean santas, dignas del Hijo de Dios y aceptables para Dios y para tu Ser. 
12. Cada repaso diario debe concluir con una afirmación más del pensamiento que se debe repetir a la hora en punto, así como del que se debe repetir media hora más tarde. 2No te olvides. 3Esta segunda oportunidad de repasar cada una de estas ideas producirá avances tan grandes que emergeremos de estos repasos con ganancias tan extraordinarias en nuestro aprendizaje que de ahí en adelante marcharemos sobre un terreno más firme, con pasos más seguros y con mayor fe. 
13. No te olvides de lo poco que has aprendido. 2No te olvides de lo mucho que puedes aprender ahora. 3No te olvides de lo mucho que tu Padre te necesita, según repasas los pensamientos que Él te dio.


LECCIÓN 111
Para los repasos de mañana y noche:

1. (91) Los milagros se ven en la luz.
2 No puedo ver en la oscuridad. 
3 Permite que la luz de la santidad y de la verdad ilumine mi mente y me deje ver la inocencia que mora en mí.

2. (92) Los milagros se ven en la luz, y la luz y la fortaleza son una. 
2 Veo a través de la fortaleza el regalo que Dios me dio.
3 Mi debilidad es la oscuridad que Su regalo disipa, al ofrecerme Su fortaleza para que ocupe su lugar.

3. A la hora en punto:
2 Los milagros se ven en la luz. 
3 Media hora más tarde:
4 Los milagros se ven en la luz, y la luz y la fortaleza son una.



20 abr. 2013

LECCIÓN 110


Soy tal como Dios me creó.

1. Repetiremos la idea de hoy de vez en cuando.
2 Pues sólo con este pensamiento bastaría para salvarte a ti y al mundo, si creyeses que es verdad.
3 Su veracidad significa que no has efectuado ningún cambio real en ti, ni que tampoco has cambiado el universo de manera que lo que Dios creó hubiese podido ser reemplazado por el miedo y la maldad, por la aflicción y la muerte.
4 Si sigues siendo tal como Dios te creó, el miedo no tiene sentido, la maldad no es real y la aflicción y la muerte no existen.

2. La idea de hoy es, por lo tanto, todo cuanto necesitas para dejar que la absoluta corrección sane tu mente y te conceda una visión perfecta que corrija todos los errores que cualquier mente haya podido cometer en cualquier momento o lugar.
2 Esta idea es suficiente para sanar el pasado y liberar el futuro.
3 Esta idea es suficiente para permitir que el presente se acepte tal como es.
4 Esta idea es suficiente también para dejar que el tiempo sea el medio por el que el mundo entero aprende a escaparse del tiempo y de todos los cambios que éste parece producir con su pasar.

3. Si sigues siendo tal como Dios te creó, las apariencias no pueden reemplazar a la verdad, la salud no puede trocarse en enfermedad, la muerte no puede suplantar a la vida ni el miedo al amor.
2 Nada de eso ha ocurrido si tú sigues siendo tal como Dios te creó.
3 No necesitas otro pensamiento que éste para permitir que la redención venga a iluminar al mundo y a liberarlo del pasado.

4. Con este pensamiento basta para erradicar todo el pasado y salvar el presente a fin de que se pueda extender serenamente hasta un futuro intemporal.
2 Si eres tal como Dios te creó, entonces no ha habido separación alguna entre tu mente y la Suya, ni división entre tu mente y otras mentes, y sólo ha habido
unidad en la tuya.

5. El poder sanador de la idea de hoy es ilimitado.
2 La idea de hoy es la cuna de todos los milagros, la gran restauradora de la verdad en la conciencia del mundo.
3 Practica la idea de hoy con gratitud.
4 Ésta es la verdad que te hará libre.
5 Ésta es la verdad que Dios te ha prometido.
6 Ésta es la Palabra con la que a todo sufrimiento le llega su fin.

6. Comienza las sesiones de práctica de cinco minutos con esta cita del texto:
2 Soy tal como Dios me creó. 
3 Su Hijo no puede sufrir. 
4 Y yo soy Su Hijo.

7. Luego, mientras mantienes esta afirmación fija en la mente, trata de encontrar en ella al Ser que es el santo Hijo de Dios Mismo.

8. Busca en tu interior a Aquel que es el Cristo en ti, el Hijo de Dios y hermano del mundo; el Salvador que ha sido salvado para siempre y que tiene el poder de salvar a todo aquel que entra en contacto con Él, por levemente que sea, y le pida la Palabra que le dice que él es Su hermano.

9. Eres tal como Dios te creó.
2 Honra hoy a tu Ser,
3 y no rindas culto a las imágenes que fabricaste para que fuesen el Hijo de Dios en lugar de lo que él es.
4 En lo más recóndito de tu mente el santo Cristo en ti espera a que lo reconozcas como lo que tú eres.
5 Y mientras no lo reconozcas y Él siga siendo un desconocido para ti, tú seguirás perdido y sin saber quién eres.

10. Búscalo hoy y encuéntralo.
2 Él te salvará de todos los ídolos que has inventado.
3 Pues cuando lo encuentres, comprenderás cuán indignos son tus ídolos y cuán falsas las imágenes que creías ser.
4 Hoy damos un paso gigantesco hacia la verdad al abandonar nuestros ídolos y abrir nuestros brazos, nuestros corazones y nuestras mentes a Dios.

11. Lo recordaremos a lo largo del día con nuestros corazones rebosantes de gratitud y albergando solamente pensamientos amorosos hacia todos aquellos que hoy se crucen en nuestro camino.
2 Pues así es como lo recordaremos.
3 Y para poder recordar a Su Hijo, nuestro santo Ser, el Cristo en cada uno de nosotros diremos:
4 Soy tal como Dios me creó.
5 Declaremos esta verdad tan a menudo como podamos.
6 Ésta es la Palabra de Dios que te hace libre.
7 Ésta es la llave que abre las puertas del Cielo y te permite entrar a la paz de Dios y a Su eternidad.

19 abr. 2013

LECCIÓN 109


Descanso en Dios.

1. Hoy pedimos descanso; y una quietud que las apariencias del mundo no puedan perturbar.
2 Pedimos paz y tranquilidad en medio de todo el torbellino nacido de sueños conflictivos.
3 Pedimos seguridad y felicidad, aunque lo que parece que vemos es peligro e infortunio.
4 Y disponemos del pensamiento que responderá a nuestra petición con lo que pedimos.

2. "Descanso en Dios."
2 Este pensamiento te brindará el descanso y el sosiego, la paz y la quietud, así como la seguridad y felicidad que buscas.
3 "Descanso en Dios."
4 Este pensamiento tiene el poder de despertar la verdad durmiente en ti que posees la visión que ve más allá de las apariencias hasta esa misma verdad en todo el mundo y en todo lo que existe.
5 He aquí el fin del sufrimiento para el mundo entero y para todo aquel que jamás haya venido o haya de venir para estar aquí por algún tiempo.
6 He aquí el pensamiento mediante el cual el Hijo de Dios nace de nuevo para reconocerse a sí mismo.

3. "Descanso en Dios."
2 Completamente impávido, este pensamiento te sacará adelante a través de tormentas y luchas, más allá del infortunio y del dolor, de la pérdida y de la muerte, y te llevará a la certeza de Dios.
3 No hay sufrimiento que no pueda sanar.
4 No hay problema que no pueda resolver.
5 Y no hay apariencia que no se convierta en la verdad ante los ojos de vosotros que descansáis en Dios.

4. Éste es el día de la paz.
2 Descansas en Dios, y mientras los vientos del odio dividen el mundo, tu descanso permanece imperturbable.
3 Tuyo es el descanso de la verdad.
4 Las apariencias no te pueden perturbar.
5 Exhortas a todos tus hermanos a que se unan a ti en tu descanso, y ellos te oirán y vendrán a ti porque descansas en Dios.
6 No oirán ninguna otra voz excepto la tuya porque tú le entregaste tu voz a Dios, y ahora descansas en Él y dejas que Él hable a través de ti.

5. En Él no tienes inquietudes, preocupaciones, agobios, ansiedades o dolor, ni miedo al futuro ni remordimientos por el pasado.
2 Descansas en la intemporalidad, mientras que el tiempo pasa de largo sin dejar marca sobre ti, pues nada puede jamás alterar tu descanso en modo alguno. 3Descansa hoy.
4 Y según cierras los ojos, sumérgete en la quietud.
5 Permite que estos períodos de descanso y respiro le aseguren a tu mente que todas sus frenéticas fantasías no eran sino los sueños de un delirio febril que ya pasó.
6 Deja que tu mente se aquiete y acepte con agradecimiento su curación.
7 Ahora que descansas en Dios ya no vendrán a rondarte sueños de terror.
8 Dedica tiempo hoy a ir más allá de los sueños, hasta llegar a la paz.

6. En los descansos que hoy tomas cada hora, una mente fatigada de repente se alegrará, un pájaro con las alas rotas romperá a cantar y un arroyo por largo tiempo seco manará de nuevo.
2 El mundo renace cada vez que descansas y recuerdas cada hora, que viniste a brindarle la paz de Dios al mundo a fin de que pudiese descansar junto contigo.

7. Cada vez que hoy descansas cinco minutos el mundo se acerca más a su despertar.
2 Y el momento en que lo único que haya sea descanso se acerca más a todas las mentes cansadas y exhaustas, demasiado agotadas ahora como para poder seguir adelante solas.
3 Y estas mentes oirán al pájaro cantar otra vez y verán el manantial manar de nuevo, y con renacida esperanza y renovado vigor marcharán con paso ligero por la senda que de súbito parece más fácil de recorrer según siguen adelante.

8. Hoy descansas en la paz de Dios, y desde tu descanso exhortas a tus hermanos a que encuentren el suyo y descansen junto a ti.
2 Hoy serás fiel a tu cometido, al no olvidarte de nadie e incluir a todos en el infinito círculo de tu paz, el sagrado santuario donde reposas.
3 Abre las puertas del templo y deja que tus hermanos distantes y tus amigos más íntimos vengan desde los mas remotos lugares del mundo, así como desde los más cercanos; invítalos a todos a entrar y a descansar contigo.

9. Hoy descansas en la paz de Dios, tranquilo y sin miedo.
2 Cada uno de tus hermanos viene a descansar y a ofrecerte a ti su descanso.
3 Descansamos juntos aquí, pues así es como nuestro descanso es total, y lo que hoy damos ya lo hemos recibido.
4 El tiempo no es el guardián de lo que damos hoy.
5 Damos a los que aún no han nacido y a los que ya partieron, a todo Pensamiento de Dios, y a la Mente en la que estos Pensamientos nacieron y en donde descansan.
6 Y les recordamos su lugar de descanso cada vez que nos decimos a nosotros mismos: "Descanso en Dios”


18 abr. 2013

LECCIÓN 108


Dar y recibir son en verdad lo mismo.

1. La visión depende de la idea de hoy.
2 La luz se encuentra en ella, pues reconcilia todos los aparentes opuestos.
3 ¿Y qué puede ser la luz sino la resolución, nacida de la paz, de fundir todos tus conflictos y pensamientos erróneos en un solo concepto que sea completamente cierto?
4 Incluso éste desaparecerá, ya que el Pensamiento que se encuentra tras él aparecerá para ocupar su lugar.
5 Y ahora estás en paz para siempre, pues en ese punto al sueño le llega su fin.

2. La verdadera luz que hace posible la verdadera visión no es la luz que los ojos del cuerpo contemplan.
2 Es un estado mental que se ha unificado en tal grado que la oscuridad no se puede percibir en absoluto.
3 Y de esta manera, lo que es igual se ve como lo mismo, mientras que lo que es diferente ni se nota, pues no está ahí.

3. Ésta es la luz en la que no se pueden ver opuestos, y la visión, al haber sanado, tiene el poder de sanar.
2 Ésta es la luz que extiende tu paz interior hasta otras mentes, para compartirla y regocijarse de que todas ellas sean una contigo y una consigo mismas.
3 Esta es la luz que sana porque genera una sola percepción, basada en un solo marco de referencia, del que procede un solo significado.

4. Ahí dar y recibir se ven como diferentes aspectos de un mismo Pensamiento, cuya verdad no depende de cuál de esos dos aspectos se vea primero, ni de cuál parezca estar en segundo lugar.
2 Ahí se entiende que ambos ocurren simultáneamente, para que el Pensamiento conserve su integridad.
3 Y este entendimiento es la base sobre la que se reconcilian todos los opuestos, ya que se perciben desde el mismo marco de referencia que unifica dicho Pensamiento.

5. Un solo pensamiento, completamente unificado, servirá para unificar todos los pensamientos.
2 Esto es lo mismo que decir que una sola corrección bastará para que todo quede corregido, o que perdonar a un solo hermano completamente es suficiente para brindarle la salvación a todas las mentes.
3 Pues éstos son sólo algunos casos especiales de la ley que rige toda clase de aprendizaje, siempre que esté dirigido por Aquel que conoce la verdad. 

6. Aprender que dar es lo mismo que recibir tiene una utilidad especial, ya que se puede poner a prueba muy fácilmente y comprobar que es verdad.
2 Y cuando con este caso especial se haya comprobado que en toda circunstancia en que se le ponga a prueba siempre da resultado, el pensamiento subyacente se puede entonces generalizar a otras áreas de duda y de doble visión.
3 Y de ahí se expandirá hasta llegar finalmente al único Pensamiento subyacente a todos ellos.

7. Hoy practicaremos con el caso especial de dar y recibir.
2 Utilizaremos esta sencilla lección acerca de lo obvio porque produce resultados que no se nos pueden escapar.
3 Dar es recibir.
4 Hoy intentaremos ofrecerle paz a todo el mundo y ver cuán rápidamente retorna a nosotros.
5 La luz es tranquilidad, y en esa paz se nos concede la visión, y entonces podemos verla

8. De este modo damos comienzo a nuestras sesiones de práctica con las instrucciones para hoy, y afirmamos:
2 Dar y recibir son en verdad lo mismo. 
3 Recibiré lo que estoy dando ahora.
4 Luego cierra los ojos y piensa durante cinco minutos en lo que quieres ofrecerle a todo el mundo, para así disfrutar de ello.
5 Podrías decir por ejemplo:
6 Le ofrezco sosiego a todo el mundo.
7 Le ofrezco paz interior a todo el mundo. 
8 Le ofrezco ternura a todo el mundo.

9. Repite cada frase lentamente y luego haz una pequeña pausa, esperando recibir el regalo que diste.
2 Este te llegará en la misma medida en que lo diste.
3 Te darás cuenta de que recibes una retribución exacta, pues eso es lo que pediste.
4 Puede que te resulte útil, asimismo, pensar en alguien a quien dar tus regalos.
5 Él representa a los demás y a través de él estarás dándoselos a todo el mundo.

10. Nuestra sencilla lección de hoy te enseñará mucho.
2 De ahora en adelante entenderás mucho mejor el concepto de efecto y causa, y nuestro progreso será mucho más rápido.
3 Piensa en los ejercicios de hoy como rápidos avances en tu aprendizaje, el cual se acelerará y consolidará cada vez que digas: "Dar y recibir son en verdad lo mismo”.

17 abr. 2013

LECCIÓN 107


La verdad corregirá todos los errores de mi mente.

1. ¿Qué otra cosa puede corregir las ilusiones sino la verdad?
2 ¿Y qué son los errores sino ilusiones que aún no se han reconocido como tales?
3 Allí donde la verdad ha hecho acto de presencia los errores desaparecen.
4 Simplemente se desvanecen sin dejar ni rastro por el que se pudiesen recordar.
5 Desaparecen porque, sin la creencia que los sustenta, no tienen vida.
6 De este modo, se disuelven en la nada de donde provinieron.
7 Del polvo vienen y al polvo volverán, pues lo único que queda es la verdad.

2. ¿Puedes imaginarte lo que sería un estado mental en el que no hubiese ilusiones?
2 ¿Qué sensación te produciría?
3 Trata de recordar algún momento -quizá un minuto, o incluso menos- en el que nada vino a perturbar tu paz; en el que te sentiste seguro de ser amado y de estar a salvo.
4 Trata entonces de imaginarte cómo sería si ese momento se pudiera extender hasta el final del tiempo y hasta la eternidad.
5 Luego deja que la sensación de quietud que sentiste se multiplique cien veces, y luego cien veces más.

3. Entonces tendrás un atisbo, que no es más que un leve indicio del estado en el que tu mente descansará una vez que haya llegado la verdad.
2 Sin ilusiones no puede haber miedo, dudas o ataque.
3 Cuando la verdad llegue todo dolor cesará, pues no habrá cabida en tu mente para pensamientos transitorios e ideas muertas.
4 La verdad la ocupará por completo y te liberará de todas tus creencias en lo efímero.
5 No habrá cabida para éstas porque la verdad habrá llegado y ahora dichas creencias no estarán en ninguna parte.
6 No se pueden encontrar, pues ahora la verdad lo ocupa todo eternamente.

4. Cuando la verdad llega no se queda sólo por un rato para luego desaparecer o convertirse en otra cosa.
2 Su forma no cambia ni varía, ni ella va y viene, para luego volver a irse y regresar de nuevo.
3 Permanece exactamente como siempre fue, de manera que podamos contar con ella en caso de cualquier necesidad, y confiar, con perfecta certeza, en que estará con nosotros en todas las aparentes dificultades y dudas que engendran las apariencias que el mundo presenta.
4 Éstas simplemente desaparecerán cuando la verdad corrija los errores de tu mente.

5. Cuando la verdad llega trae en sus alas el don de la perfecta constancia, así como un amor que no se arredra ante el dolor, sino que mira, con seguridad y firmeza, más allá de él.
2 He aquí el don de la curación, pues la verdad no necesita defensa y, por lo tanto, no es posible ningún ataque.
3 Las ilusiones pueden llevarse ante la verdad para ser corregidas.
4 Pero la verdad se alza muy por encima de las ilusiones, y no puede ser llevada ante éstas para hacer que sean verdad.

6. La verdad no va y viene, no cambia ni varía, adoptando una apariencia ahora y luego otra, evitando la
captura y evadiendo la aprehensión.
2 No se oculta.
3 Se alza en plena luz, claramente accesible.
4 Es imposible que alguien que la busque verdaderamente no la pueda encontrar.
5 Este día le pertenece a la verdad.
6 Dale lo que le corresponde, y ella te dará lo que es tuyo.
7 No fuiste creado para sufrir y morir.
8 La Voluntad de tu Padre dispone que esos sueños desaparezcan.
9 Deja que la verdad los corrija.

7. No estamos pidiendo lo que no tenemos.
2 Estamos pidiendo simplemente lo que nos pertenece, de manera que podamos reconocer que es nuestro.
3 Hoy practicamos con la feliz certeza que emana de la verdad.
4 Los titubeantes e inestables pasos de la ilusión no serán nuestro enfoque hoy.
5 Estamos tan seguros de que vamos a triunfar como de que vivimos, de que tenemos esperanzas y de que respiramos y pensamos.
6 No tenemos ninguna duda de que hoy caminamos con la verdad, y contamos con ella para que forme parte de todos los ejercicios que habremos de hacer en este día.

8. Comienza pidiéndole a Aquel que te acompaña en esta empresa que permanezca en tu conciencia conforme vas con Él.
2 Tú no estás hecho de carne, sangre y huesos, sino que fuiste creado por el mismo Pensamiento que le concedió a Él el don de la vida.
3 Él es tu Hermano, y tan parecido a ti que tu Padre sabe que ambos sois lo mismo.
4 Es a tu propio Ser al que le pides que te acompañe, y ¿cómo podría Él no estar donde tú estás?

9. La verdad corregirá todos los errores de tu mente que te dicen que puedes estar separado de Él.
2 Habla con Él hoy, y comprométete a permitir que Su función se realice a través de ti.
3 Compartir Su función es compartir Su dicha.
4 Dispones de Su confianza cuando dices:
5 La verdad corregirá todos los errores de mi mente, y descansaré en Aquel que es mi Ser.
6 Deja entonces que Él te guíe dulcemente hacia la verdad, la cual te envolverá y te llenará de una paz tan profunda y serena que te será difícil regresar al mundo que te es familiar.

10. Aun así, te sentirás feliz de volver a ver ese mundo.
2 Pues traerás contigo la promesa de los cambios que la verdad que te acompaña habrá de efectuar en él.
3 Éstos serán cada vez mayores con cada regalo de cinco breves minutos que le hagas a Él, y los errores que rodean al mundo quedarán corregidos a
medida que permitas que se corrijan en tu mente.

11. No te olvides hoy de tu función.
2 Cada vez que te dices a ti mismo con absoluta certeza: "La verdad corregirá todos los errores de mi mente" hablas en nombre de todos y de Aquel que liberará al mundo según te libere a ti.


16 abr. 2013

LECCIÓN 106


Déjame aquietarme y escuchar la verdad.

1. Si no le prestases atención a la voz del ego, por muy ensordecedora que parezca ser su llamada; si no aceptases sus míseros regalos que no te aportan nada que realmente quieras, y si escuchases con una mente receptiva que no te haya dicho lo que es la salvación, podrías entonces oír la poderosa Voz de la verdad, serena en su poder, fuerte en su quietud y absolutamente segura de Sus mensajes.

2. Escucha, y oye a tu Padre hablarte a través de la voz que Él ha designado sea su Voz, la cual acalla el estruendo de lo que no tiene sentido y les muestra el camino de la paz a los que no pueden ver.
2 Aquiétate hoy y escucha la verdad.
3 No te dejes engañar por las voces de los muertos, que te dicen que han encontrado la fuente de la vida y te la ofrecen para que creas en ella.
4 No les hagas caso, antes bien, escucha la verdad.

3. Hoy no tengas miedo de eludir las voces del mundo.
2 Sigue adelante con paso ligero más allá de su insensata persuasión.
3 No les prestes oídos.
4 Aquiétate hoy y escucha la verdad.
5 Ve más allá de todas las cosas que no hablen de Aquel que tiene tu felicidad en Sus manos, y que te la ofrece con calidez y amor.
6 Escúchalo únicamente a Él hoy, y no te demores más en llegar hasta Él.
7 Escucha una sola Voz hoy.

4. Hoy se cumple la promesa de la Palabra de Dios.
2 Escucha y permanece en silencio.
3 Él quiere hablarte.
4 Él viene a ti con milagros que son mil veces más jubilosos y más maravillosos que los que tú jamás hayas podido soñar o desear en tus sueños.
5 Sus milagros son verdad.
6 No se desvanecerán cuando al sueño le llegue su fin.
7 Por el contrario, son los que darán fin al sueño; y perdurarán eternamente, pues proceden de Dios para Su Hijo bienamado, cuyo otro nombre eres tú.
8 Prepárate hoy para los milagros.
9 Permite que hoy se cumpla la ancestral promesa que tu Padre te hizo a ti y a todos tus hermanos.

5. Óyelo hoy, y escucha la Palabra que levanta el velo que cubre la tierra y que despierta a todos los que duermen y no pueden ver.
2 Dios los llama a través de ti.
3 Él necesita tu voz para hablarles, pues, ¿quién sino el Padre podría llegar hasta el Hijo, llamándolo a través de tu Ser?
4 Óyelo hoy, y ofrécele tu voz para que Él pueda hablarle a las multitudes que esperan a oír la Palabra que Él pronunciará hoy.

6. Estáte listo para la salvación.
2 Está aquí, y hoy se te concederá.
3 Y descubrirás cuál es tu función por medio de Aquel que la eligió por ti en Nombre de tu Padre.
4 Escucha hoy, y oirás una Voz que resonará por todo el mundo a través de ti.
5 El Portador de todos los milagros necesita que tú los recibas primero, para que así te conviertas en el feliz dador de lo que has recibido.

7. Así comienza la salvación y así termina: cuando todo sea tuyo y lo hayas dado completamente, permanecerá contigo para siempre.
2 La lección se habrá aprendido.
3 Hoy vamos a practicar lo que es dar, pero no de la manera en que lo entiendes ahora, sino tal como es.
4 Los ejercicios de cada hora deben ir precedidos de esta plegaria de iluminación:
5 Me aquietaré y escucharé la verdad. 
6 ¿Qué significa dar y recibir?

8. Pregunta, y confía en que se te contestará.
2 Lo que pides es algo cuya respuesta ha estado esperando mucho tiempo a que la aceptes.
3 Dicha respuesta representará el comienzo del ministerio para el que viniste, el cual liberará al mundo de la creencia de que dar es una manera de perder. 
4 De este modo el mundo se prepara para entender y para recibir.

9. Aquiétate y escucha la verdad hoy.
2 Por cada cinco minutos que pases escuchando, mil mentes se abrirán a la verdad y oirán la santa Palabra que tú oyes.
3 Y cuando la hora haya pasado, liberarás mil más que harán una pausa para pedir que la verdad les sea revelada tanto a ellas como a ti.

10. Hoy se cumple la santa Palabra de Dios cuando tú la recibes para darla, de manera que puedas enseñarle al mundo lo que significa dar, escuchándolo y aprendiéndolo de Él.
2 No te olvides hoy de reforzar tu decisión de escuchar y recibir la Palabra, repitiendo el siguiente recordatorio tan a menudo como te sea posible: 
3 Déjame aquietarme y escuchar la verdad.
4 Hoy soy el mensajero de Dios.
5 Mi voz es Suya para dar lo que recibo.


15 abr. 2013

LECCIÓN 105


Mías son la paz y la dicha de Dios.

1. La paz y la dicha de Dios te pertenecen.
2 Hoy las aceptaremos, sabiendo que son nuestras.
3 Y trataremos de entender que estos regalos se multiplican a medida que los recibimos.
4 No son como los regalos que el mundo da, en los que el que hace el regalo pierde al darlo, y el que lo recibe se enriquece a
costa de la pérdida del que se lo dio.
5 Eso no son regalos, sino regateos que se hacen con la culpabilidad.
6 Los regalos que verdaderamente se dan no entrañan pérdida alguna.
7 Es imposible que alguien pueda ganar a costa de la pérdida de otro.
8 Ello implicaría un límite y una condición de insuficiencia.

2. Ésa no es la manera de hacer regalos.
2 Tales "regalos" no son sino tratos que se hacen con vistas a obtener algo más valioso; préstamos con intereses que se tienen que pagar en su totalidad; créditos a corto plazo, en los que el que recibió el regalo se compromete a pagar con creces lo recibido.
3 Esta extraña distorsión de lo que significa dar impera en todos los niveles del mundo que ves.
4 Priva de todo sentido a cualquier regalo que das, y hace que los que aceptas no te aporten nada.

3. Uno de los principales objetivos de aprendizaje de este curso es invertir tu concepto de lo que es dar, de modo que puedas recibir.
2 Pues dar se ha convertido en una fuente de temor, y, así, evitas emplear el único medio a través del cual puedes recibir.
3 Acepta la paz y la dicha de Dios, y aprenderás a ver lo que es un regalo de otra manera.
4 Los regalos de Dios no disminuyen cuando se dan. 5Por el contrario, se multiplican.

4. De la misma manera en que la paz y la dicha del Cielo se intensifican cuando las aceptas como los regalos que Dios te da, así también la dicha de tu Creador aumenta cuando aceptas como tuyas Su dicha y Su paz.
2 Dar verdaderamente equivale a crear.
3 Extiende lo que no tiene límites a lo ilimitado, la eternidad hasta la intemporalidad y el amor hasta sí mismo.
4 Añade a todo lo que ya está completo, mas no en el sentido de añadir más, pues eso implicaría que antes era menos.
5 Añade en el sentido de que permite que lo que no puede contenerse a sí mismo cumpla su cometido de dar todo lo que tiene, asegurándose así de que lo poseerá para siempre.

5. Acepta hoy la paz y la dicha de Dios como tuyas.
2 Permite que Él se complete a Sí Mismo, tal como Él define lo que es estar completo.
3 Comprenderás que lo que le brinda compleción a Él se la brinda también a Su Hijo.
4 Él no puede dar a través de pérdidas.
5 Ni tú tampoco.
6 Acepta hoy Su regalo de dicha y de paz, y Él te dará las gracias por el regalo que le haces.

6. Nuestras sesiones de práctica de hoy comenzarán de manera ligeramente distinta.
2 Da comienzo al día pensando en aquellos hermanos a quienes les has negado la paz y la dicha a las que tienen derecho de acuerdo con las equitativas leyes de Dios.
3 Al negárselas a ellos fue cuando te las negaste a ti mismo.
4 Y a ese punto es adonde tienes que volver para reivindicarlas como propias.

7. Piensa en tus 'enemigos' por un rato y dile a cada uno de ellos según cruce tu mente:
2 Hermano, te ofrezco paz y dicha para que la paz y la dicha de Dios sean mías.
3 De esta manera te preparas para reconocer los regalos que Dios te ha dado, y permites que tu mente se libre de todo lo que te podría impedir triunfar hoy.  4 Ahora estás listo para aceptar el regalo de paz y de dicha que Dios te ha dado.
5 Ahora estás listo para experimentar la dicha y la paz que te has negado a ti mismo.
6 Ahora puedes decir: "Mías son la paz y la dicha de Dios", pues has dado lo que quieres recibir.

8. Si preparas tu mente tal como te hemos indicado, no podrás sino tener éxito hoy.
2 Pues habrás permitido que se levanten todas las barreras que te separan de la paz y de la dicha, y que por fin te llegue lo que es tuyo.
3 Di, pues, para tus adentros: "Mías son la paz y la dicha de Dios" ; cierra los ojos por un rato y deja que Su Voz te asegure que las palabras que pronuncias son verdad.

9. Pasa hoy cinco minutos con Él de esta manera cada vez que puedas, pero no creas que menos tiempo de eso no tiene valor cuando no le puedas dedicar más. 2 Cuando menos, acuérdate de repetir cada hora las palabras que lo exhortan a que te dé lo que es Su Voluntad dar y lo que es Su Voluntad que tú recibas.
3 Proponte hoy no interferir en Sus designios.
4 Y si algún hermano pareciese tentarte a que le niegues el regalo que Dios le ha hecho, considera eso como una oportunidad más para permitirte a ti mismo aceptar los regalos de Dios como tuyos.
5 Bendice entonces a tu hermano lleno de agradecimiento y di:
6 Hermano, te ofrezco paz y dicha para que la paz y la dicha de Dios sean mías.


14 abr. 2013

LECCIÓN 104


Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.

1. La idea de hoy continúa con el tema de que la dicha y la paz no son sueños vanos.
2 Tienes derecho a ellos por razón de lo que eres.
3 Te llegan procedentes de Dios, Quien no puede dejar de darte lo que Él dispone.
4 Pero primero tiene que haberse preparado un lugar donde recibir Sus dones.
5 Pues éstos no son bien acogidos por la mente que ha aceptado los regalos que ella misma fabricó allí donde sólo a los de Dios les corresponde estar.

2. Hoy queremos deshacernos de cuanto regalo inútil nosotros mismos hayamos fabricado y depositado ante el santo altar donde sólo a los dones de Dios les corresponde estar.
2 Sus dones son los que en verdad son nuestros.
3 Sus dones son los que heredamos desde antes de que el tiempo comenzara, y los que seguirán siendo nuestros después de que el tiempo haya pasado a ser eternidad.
4Sus dones son los que se encuentran en nosotros ahora, pues son intemporales.
5 Y no tenemos que esperar a que sean nuestros.
6 Son nuestros hoy.

3. Elegimos, por lo tanto, tenerlos ahora, sabiendo que al elegirlos en lugar de lo que nosotros mismos hemos fabricado, no estamos sino uniendo nuestra voluntad a la de Dios y reconociendo que ambas disponen lo mismo.
2 Nuestros períodos de práctica más prolongados de hoy, los cinco minutos que cada hora le dedicamos a la verdad para tu salvación, deben comenzar con lo siguiente:
3 Busco únicamente lo que en verdad me pertenece, y la dicha y la paz son mi herencia.
4 Deja a un lado entonces los conflictos mundanos que ofrecen otros regalos y otros objetivos que sólopueden perseguirse en un mundo de sueños y que se componen de ilusiones, de las cuales dan testimonio.

4. Dejamos todo esto a un lado y, en su lugar, buscamos aquello que verdaderamente es nuestro cuando pedimos poder reconocer lo que Dios nos ha dado. 
2 Despejamos en nuestras mentes un santo lugar ante Su Altar, en el que Sus dones de paz y felicidad son bien recibidos y al que venimos a encontrar lo que Él nos ha dado.
3 Venimos llenos de confianza hoy, conscientes de que lo que Él da es lo que en verdad nos pertenece.
4 Y ya no deseamos nada más, pues no hay nada más que en verdad nos pertenezca. 

5. De esta manera, despejamos hoy el camino para Él, al reconocer simplemente que Su Voluntad ya se ha cumplido y que la dicha y la paz nos pertenecen por ser Sus eternos dones.
2 No nos permitiremos perderlos de vista entre cada uno de los períodos en que venimos a buscarlos allí donde Él los depositó.
3 Traeremos a la memoria el siguiente recordatorio tan a menudo como podamos:
4 Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.
5 Lo único que quiero son los dones de dicha y paz de Dios.


13 abr. 2013

LECCIÓN 103


Dios, al ser Amor, es también felicidad.

1. La felicidad es un atributo del amor.
2 No se puede separar de él
3 ni experimentarse donde éste no está.
4 El amor no tiene límites, al estar en todas partes.
5 La dicha, por consiguiente, está asimismo en todas partes.
6 Mas la mente puede negar que esto es así, al creer que hay brechas en el amor por donde el pecado puede infiltrarse y acarrear dolor en lugar de dicha.
7 Esta absurda creencia pretende limitar la felicidad al definir al amor como algo limitado, e introducir desacuerdo en lo que no tiene límites ni opuestos.

2. De este modo, se asocia el miedo con el amor, y sus resultados se convierten en el patrimonio de aquellas mentes que piensan que lo que han hecho es real. 
2 Estas imágenes, desprovistas de toda  realidad, dan testimonio del temor a Dios, olvidándose de que, al ser Dios Amor, tiene que ser también dicha.
3 Hoy trataremos nuevamente de llevar este error básico ante la verdad y de enseñarnos a nosotros mismos que:
4 Dios, al ser Amor, es también felicidad.
5 Tener miedo de Él es tener miedo de la dicha.
6Comienza tus sesiones de práctica de hoy con esta asociación que corrige la falsa creencia de que Dios es miedo.
7 Subraya asimismo que la felicidad es tu patrimonio por razón de lo que es Él.

3. Permite hoy que esta corrección sea colocada en tu mente en cada hora de vigilia.
2 Da la bienvenida entonces a toda la felicidad que dicha corrección brinda a medida que la verdad reemplaza al miedo, y la dicha se convierte en lo que esperas ha de ocupar el lugar del dolor.
3 Dado que Dios es Amor, se te concederá.
4 Refuerza esa esperanza a menudo a lo largo del día, y acalla todos tus temores con la siguiente expresión de certeza, la cual es benévola y completamente cierta:
5 Dios, al ser Amor, es también felicidad. 
6 Y la felicidad es lo que busco hoy.
7 No puedo fracasar, pues lo que busco es la verdad.


12 abr. 2013

LECCIÓN 102


Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.

1. Tú no quieres sufrir.
2 Tal vez creas que el sufrimiento te puede aportar algo, y puede que en cierta medida todavía creas que te aporta algo que deseas.
3 Esta creencia, no obstante, ha quedado sin duda quebrantada ahora, por lo menos lo suficiente como para permitirte ponerla en duda y empezar a sospechar que en realidad no tiene sentido.
4 Aún no ha desaparecido, mas ya no tiene las raíces que en un tiempo la sujetaban con firmeza a los ocultos y tenebrosos recovecos de tu mente.

2. Hoy trataremos de disminuir aún más su debilitado agarre, y de darnos cuenta de que el dolor no tiene
objeto, ni causa, ni poder alguno con que lograr nada.
2 No puede aportarte nada en absoluto.
3 No te ofrece nada y no existe.
4 Y todo lo que crees que te ofrece es tan inexistente como él. 5Has sido esclavo de algo
que no es nada.
6 Sé libre hoy de unirte a la feliz Voluntad de Dios.

3. Durante varios días continuaremos dedicando nuestras sesiones de práctica a llevar a cabo ejercicios que han sido diseñados para ayudarte a encontrar la felicidad que la Voluntad de Dios ubicó en ti.
2 Ahí se encuentra tu hogar y tu seguridad.
3 Ahí se encuentra tu paz y ahí no hay miedo.
4 Ahí se encuentra la salvación.
5 Ahí por fin encuentras descanso.

4. Da comienzo hoy a tus sesiones de práctica con esta declaración de que aceptas lo que la Voluntad de Dios dispone para ti: 
2 Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz. Y acepto ahora la felicidad como mi función.
3Busca entonces esa función en lo más recóndito de tu mente, pues está ahí, esperando tan sólo tu decisión.
4No puedes dejar de encontrarla una vez que te des cuenta de que ésa es tu decisión y de que compartes con Dios Su Voluntad.

5. Sé feliz, pues tu única función aquí es la felicidad.
2 No tienes por qué ser menos amoroso con el Hijo de Dios que Aquel Cuyo Amor lo creó tan amoroso como Él Mismo.
3 Además de estos descansos de cinco minutos cada hora, haz frecuentes pausas hoy para decirte a ti mismo que ahora has aceptado la felicidad como tu única función aquí.
4 Y ten por seguro que al hacer esto te estarás uniendo a la Voluntad de Dios.


11 abr. 2013

LECCIÓN 101


La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.

1. Hoy continuaremos con el tema de la felicidad.
2 Esta idea es esencial para poder comprender el significado de la salvación.
3 Todavía crees que la salvación requiere que sufras como penitencia por tus "pecados".
4 Pero no es así.
5 No obstante, no podrás evitar pensar que lo es, mientras sigas creyendo que el pecado es real y que el Hijo de Dios puede pecar.

2. Si el pecado es real, entonces el castigo es justo e ineludible.
2 La salvación, por lo tanto, sólo se puede obtener mediante el sufrimiento.
3 Si el pecado es real, la felicidad no puede sino ser una ilusión, pues ambas cosas no pueden ser verdad.
4 Los que pecan sólo merecen muerte y dolor, y por eso es por lo que claman.
5 Pues saben que eso es lo que les espera, y que los buscará y que en algún punto y en algún lugar los encontrará, de modo que puedan saldar la deuda que tienen con Dios. 6Debido a su terror, tratan de escaparse de Él.
7 Mas Él los seguirá persiguiendo y ellos no podrán escapar.

3. Si el pecado es real, la salvación tiene que ser el dolor.
2 El dolor es el costo del pecado, y si el pecado es real el sufrimiento es inevitable.
3 La salvación no puede sino ser temible, pues mata, aunque lentamente, y antes de otorgar el deseado favor de la muerte a las víctimas que están casi en los huesos antes de haber sido apaciguada, los despoja de todo.
4 Su ira es insaciable e inclemente, aunque totalmente justa.

4. ¿Quién buscaría un castigo tan brutal?
2 ¿Quién no huiría de la salvación, intentando por todos los medios ahogar la Voz que se la ofrece?
3 ¿Por qué habría de tratar de escuchar y aceptar Su ofrecimiento?
4 Si el pecado es real, lo que le ofrece es la muerte, que le inflige cruelmente para que esté a la par de los perversos deseos de donde nace el pecado.
5 Si el pecado es real, la salvación se ha vuelto tu enemigo acérrimo, la maldición de Dios contra ti que crucificaste a Su Hijo.

5. Hoy necesitas las sesiones de práctica.
2 Los ejercicios te enseñan que el pecado no es real y que todo lo que crees que inevitablemente ha de ocurrir como consecuencia de él jamás podrá suceder, pues carece de causa.
3 Acepta la Expiación con una mente receptiva que no abrigue la creencia de que has hecho del Hijo de Dios un demonio.
4 El pecado no existe.
5 Practicaremos hoy este pensamiento tan a menudo como nos sea posible, pues es la base de la idea de hoy.

6. La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad, toda vez que el pecado no existe y el sufrimiento no tiene causa.
2 La dicha es justa, y el dolor no es sino señal de que te has equivocado con respecto a ti mismo.
3 No tengas miedo de la Voluntad de Dios.
4 Por el contrario, ampárate en ella con la absoluta confianza de que te liberará de todas las consecuencias que el pecado ha forjado en tu febril imaginación.
5 Di:
6 La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. 
7 El pecado no existe ni tiene consecuencias.
8 Así es como debes dar comienzo a tus sesiones de práctica. aLuego intenta otra vez encontrar la dicha que estos pensamientos le brindarán a tu mente.

7. Da gustosamente estos cinco minutos, para eliminar la pesada carga que te has echado encima al abrigar la demente creencia de que el pecado es real.
2 Escápate hoy de la locura.
3 Ya estás firmemente plantado en el camino que conduce a la libertad, y ahora la idea de hoy te da alas para acelerar tu progreso y esperanza para que vayas aún más deprisa hacia la meta de paz que te aguarda.
4 El pecado no existe.
5 Recuerda esto hoy, y repite en silencio tan a menudo como puedas:
6 La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. 
7 Ésa es la verdad, pues el pecado no existe.


10 abr. 2013

LECCIÓN 100


Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.

1. Del mismo modo en que el Hijo de Dios completa a su Padre, así también tu papel en el plan de tu Padre completa dicho plan.
2 La salvación tiene que invertir la descabellada creencia en pensamientos y cuerpos separados, que viven vidas separadas y recorren caminos separados.
3 Cuando mentes separadas comparten una sola función, se unen en un solo propósito, pues cada una de ellas es igualmente esencial para todas las demás.

2. La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad.
2 ¿Por qué habrías de querer ir en contra de Su Voluntad?
3 El papel que Él ha reservado para ti en el desarrollo de Su plan se te da para que puedas ser restituido a lo que Él dispone.
4 Este papel es tan esencial para Su plan como para tu felicidad.
5 Tu dicha tiene que ser total para que aquellos a los que Él te envía puedan entender Su plan.
6 Ellos verán su función en tu radiante faz, y en tu risa feliz oirán a Dios llamándoles.

3. Eres ciertamente esencial en el plan de Dios.
2 Sin tu dicha, la Suya no es total.
3 Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar.
4 Mientras la tristeza se abata sobre ti, la luz que el Propio Dios designó como el medio para salvar al mundo se atenúa y pierde su fulgor, y nadie ríe porque toda risa no es sino el eco de la tuya.

4. Eres ciertamente esencial en el plan de Dios.
2 Del mismo modo en que tu luz aumenta el fulgor de todas las luces que brillan en el Cielo, así también tu dicha en la tierra exhorta a todas las mentes a abandonar sus pesares y a ocupar su puesto junto a ti en el plan de Dios.
3 Los mensajeros de Dios rebosan de dicha, y su júbilo sana todo pesar y desesperación.
4 Ellos son la prueba de que lo que la Voluntad de Dios dispone para todos los que aceptan los regalos de su Padre como propios es perfecta felicidad.

5. Hoy no permitiremos que la tristeza se abata sobre nosotros.
2 Pues en tal caso, no estaríamos asumiendo el papel que tan esencial es para el plan de Dios y para nuestra visión.
3 La tristeza es señal de que prefieres desempeñar otro papel en lugar del que Dios te ha encomendado.
4 Y así, no le muestras al mundo cuán grande es la felicidad que Él dispone para ti, y, por consiguiente, no reconoces que ya
dispones de ella.

6. Hoy trataremos de comprender que la dicha es nuestra función aquí.
2 Si te dejas abatir por la tristeza, no sólo no estarás cumpliendo tu función, sino que estarás privándote a ti mismo de dicha y al mundo también.
3 Dios te pide que seas feliz para que el mundo pueda ver cuánto ama Él a Su Hijo y que Su Voluntad es que ningún pesar menoscabe su dicha ni que ningún miedo lo acose y perturbe su paz.
4 Tú eres hoy el mensajero de Dios.
5 Brindas Su felicidad a todo aquel que contemplas y Su paz a todo aquel que al contemplarte ve Su mensaje en tu feliz semblante.

7. Hoy nos prepararemos para esto durante las sesiones de práctica de cinco minutos, dejando que la felicidad brote en nosotros tal como dispone la Voluntad de nuestro Padre y la nuestra.
2 Comienza los ejercicios con el pensamiento que la idea de hoy presenta.
3 Luego comprende que tu papel es ser feliz.
4 Esto es lo único que se te pide a ti o a cualquiera que desee ocupar el lugar que le corresponde entre los mensajeros de Dios.
5 Piensa en lo que esto significa.
6 Estabas ciertamente equivocado al creer que se te estaba exigiendo algún sacrificio.
7 De acuerdo con el plan de Dios tan solo puedes recibir, sin jamás perder nada, hacer sacrificio alguno o morir.

8. Tratemos ahora de encontrar esa dicha que nos demuestra a nosotros, así como a todo el mundo, lo que la Voluntad de Dios dispone para nosotros.
2 Tu función es encontrarla aquí, y encontrarla ahora.
3 Para eso viniste.
4 ¡Ojalá que hoy sea el día en que lo logres!
5 Busca en lo profundo de tu ser, sin dejarte desanimar por los pensamientos pueriles y metas absurdas que pasas de largo a medida que asciendes para encontrarte con el Cristo en ti.

9. Él estará allí.
2 Y tú puedes llegar a Él ahora.
3 ¿Qué otra cosa preferirías contemplar en lugar de Aquel que aguarda para que tú lo contemples?
4 ¿Qué pensamiento pueril podría detenerte?
5 ¿Qué meta absurda podría impedirte triunfar cuando es Dios Mismo Quien te llama?

10. Él estará allí.
2 Eres esencial en Su plan.
3 Hoy eres Su mensajero.
4 Y tienes que encontrar lo que Él quiere que des.
5 No te olvides de la idea de hoy entre las sesiones de práctica de cada hora.
6 Es tu Ser Quien te llama hoy.
7 Y es a Él a Quien respondes cada vez que te dices a ti mismo que eres esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo.

9 abr. 2013

LECCIÓN 99


La salvación es mi única función aquí.

1. La salvación y el perdón son lo mismo.
2 Ambas cosas implican que algo anda mal, algo de lo cual es necesario que se nos salve y se nos perdone; algo impropio que necesita corrección; algo aparte o diferente de la Voluntad de Dios.
3 Ambos términos, por lo tanto, implican algo totalmente imposible, pero que, sin embargo, ha ocurrido, dando lugar a un estado de aparente conflicto entre lo que es y lo que nunca podría ser.

2. La verdad y las ilusiones están ahora a la par, pues ambas han ocurrido.
2 Lo imposible se convierte en aquello de lo que se te necesita salvar y perdonar.
3 La salvación se convierte ahora en la zona fronteriza entre la verdad y las ilusiones.
4 Refleja la verdad porque es el medio a través del cual puedes escaparte de las ilusiones.
5 No obstante, no es la verdad porque cancela lo que nunca ocurrió.

3. ¿Cómo podría haber un punto de encuentro en el que la tierra y el Cielo se pudiesen reconciliar dentro de una mente en la que ambos existen?
2 La mente que ve ilusiones piensa que éstas son reales.
3 Existen en cuanto que son pensamientos.
4 Sin embargo, no son reales porque la mente que piensa estos pensamientos se encuentra separada de Dios.

4. ¿Qué podría unir a la mente y a los pensamientos separados con la Mente y el Pensamiento que están eternamente unidos?
2 ¿Qué plan podría reconocer las necesidades que plantean las ilusiones y proponer medios con los que eliminarlas sin ataque o ápice alguno de dolor, y no violar la verdad?
3 ¿Qué podría ser este plan sino un Pensamiento de Dios mediante el cual se pasa por alto lo que nunca ocurrió y se olvidan
los pecados que nunca fueron reales?

5. El Espíritu Santo conserva este plan de Dios en la Mente de Dios y en la tuya, exactamente como lo recibió de Él.
2 Dicho plan no tiene nada que ver con el tiempo toda vez que su Fuente es intemporal.
3 No obstante, opera dentro del tiempo debido a tu creencia de que el tiempo es real.
4 El Espíritu Santo contempla impasible lo que tú ves: el pecado, el dolor y la muerte, así como la aflicción, la separación y la pérdida.
5 Mas Él sabe que hay algo que no puede sino seguir siendo verdad: que Dios sigue siendo Amor, y que eso que ves no es Su Voluntad.

6. Éste es el Pensamiento que lleva las ilusiones a la verdad, donde las ve como apariencias tras las cuales se encuentra lo inmutable y lo seguro.
2 Éste es el Pensamiento que salva y perdona, pues no pone su fe en lo que no fue creado por la única Fuente que conoce. 3 Éste es el Pensamiento cuya función es salvar asignándote a ti su función.
4 La salvación es tu función, junto con Aquel a Quien se le confió el plan.
5 Ahora se te confía a ti junto con Él.
6É l tiene una respuesta para todas las apariencias sea cual sea la forma, el tamaño, el volumen o los atributos que parezcan tener, y es ésta:
7 La salvación es mi única función aquí. 
8 Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su Voluntad.

7. Tú que aún has de obrar milagros, asegúrate de practicar bien la idea de hoy.
2 Trata de percibir la fuerza de lo que dices, pues en esas palabras radica tu libertad.
3 Tu Padre te ama.
4 El mundo del dolor no es Su Voluntad.
5 Perdónate a ti mismo el pensamiento de que eso fue lo que Él deseó para ti.
6 Deja entonces que el Pensamiento con el que Él reemplazó todos tus errores se adentre en los sombríos lugares de tu mente que pensó los pensamientos que nunca fueron Su Voluntad.

8. Esa parte de tu mente le pertenece a Dios, al igual que el resto.
2 Dicha parte no tiene pensamientos solitarios, ni los hace reales ocultándolos de Él.
3 Deja pasar la luz, y ningún obstáculo te impedirá ver lo que Él dispone para ti.
4 Pon al descubierto tus secretos ante Su benévola luz y observa cuán intenso es el fulgor con el que dicha luz todavía resplandece sobre ti.

9. Practica con Su Pensamiento hoy, y deja que Su luz busque e ilumine todo rincón tenebroso, y que al brillar a través de ellos los una al resto.
2 La Voluntad de Dios es que tu mente sea una con la Suya.
3 La Voluntad de Dios es tener solamente un Hijo.
4 La Voluntad de Dios es que Su único Hijo eres tú.
5 Reflexiona sobre estas cosas durante las prácticas de hoy, y da comienzo a la lección que vamos a aprender hoy con estas instrucciones relativas a la verdad:
6 La salvación es mi única función aquí. 
7 La salvación y el perdón son lo mismo.
8 Dirígete entonces a Aquel que comparte contigo tu función aquí, y permítele que te enseñe lo que necesitas aprender para poder dejar de lado todo miedo y reconocer a tu Ser como un amor que no tiene opuesto en ti.

10. Perdona todo pensamiento que se oponga a la verdad de tu compleción, unidad y paz.
2N o puedes perder los regalos que tu Padre te dio.
3 No es tu deseo ser otro ser.
4 No tienes ninguna función que no, sea de Dios.
5 Perdónate a ti mismo la que crees haber inventado.
6 El perdón y la salvación son lo mismo.
7 Perdona lo que inventaste y te habrás salvado.

11. Hay un mensaje especial para hoy que tiene el poder de eliminar para siempre de tu mente cualquier forma de duda o de temor.
2 Si te asalta la tentación de creer que son reales, recuerda que las apariencias no pueden resistirse a la verdad que encierran estas poderosas palabras:
3 La salvación es mi única función aquí. 
4 Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su Voluntad.

12. La única función que tienes te dice que eres uno.
2 Recuérdate esto a ti mismo durante los intervalos de tiempo que transcurren entre los períodos en que das cinco minutos para compartirlos con Aquel que comparte el plan de Dios contigo.
3 Recuérdate a ti mismo lo siguiente:
4 La salvación es mi única función aquí.
5 De esta manera, depositas el perdón en tu mente y dejas que todo temor sea suavemente descartado, para que el amor pueda encontrar el lugar donde le corresponde estar en ti y mostrarte que tú eres el Hijo de Dios.



8 abr. 2013

LECCIÓN 98


Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.

1. Hoy es un día de una consagración especial.
2 Hoy vamos a adoptar una postura firme en favor de un solo bando.
3 Nos vamos a poner de parte de la verdad y a abandonar las ilusiones.
4 No vacilaremos entre una cosa y otra, sino que adoptaremos una firme postura en favor de Dios.
5 Hoy nos vamos a consagrar a la verdad, y a la salvación tal como Dios la planeó.
6 No vamos a alegar que es otra cosa
7 ni a buscarla donde no está.
8 La aceptaremos gustosamente tal como es, y desempeñaremos el papel que Dios nos asignó.

2. ¡Qué dicha tener certeza!
2 Hoy dejamos de lado todas nuestras dudas y nos afianzamos en nuestra postura, seguros de nuestro propósito y agradecidos de que la duda haya desaparecido y la certeza haya llegado.
3 Tenemos una importante función que desempeñar y se nos ha provisto de todo cuanto podamos necesitar para alcanzar la meta. 4 Ni una sola equivocación se interpone en nuestro camino.
5 Hemos sido absueltos de todo error.
6 Hemos quedado limpios de todos nuestros pecados al habernos dado cuenta de que no eran sino errores.

3. Los que están libres de culpa no tienen miedo, pues están a salvo y reconocen su seguridad.
2 No recurren a la magia, ni ingenian posibles escapatorias de amenazas imaginarias y desprovistas de realidad.
3 Descansan en la serena certeza de que llevarán a cabo lo que se les encomiende hacer
4 No ponen en duda su propia capacidad porque saben que cumplirán debidamente su función en el momento y lugar perfectos.
5 Ellos adoptaron la postura que nosotros vamos a adoptar hoy, a fin de que pudiésemos compartir su certeza y aumentarla mediante nuestra aceptación.

4. Todos aquellos que adoptaron la postura que hoy vamos a adoptar nosotros estarán a nuestro lado y nos transmitirán gustosamente todo cuanto aprendieron, así como todos sus logros.
2 Los que todavía no están seguros también se unirán a nosotros y, al compartir nuestra certeza, la reforzarán todavía más.
3 Y los que aún no han nacido, oirán la llamada que nosotros hemos oído, y la contestarán cuando hayan venido a elegir de nuevo.
4 Hoy no elegimos sólo para nosotros.

5. ¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de tu tiempo cada hora a cambio de poder aceptar la felicidad que Dios te dio?
2 ¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de cada hora a fin de reconocer cuál es tu función especial aquí?
3 ¿Qué son cinco minutos si a cambio de ello puedes recibir algo tan grande que es inconmensurable?
4 Has hecho por lo menos mil tratos en los que saliste perdiendo.

6. He aquí una oferta que garantiza tu total liberación de cualquier clase de dolor y una dicha que no es de este mundo.
2 Puedes intercambiar una pequeña parte de tu tiempo por paz interior y certeza de propósito, con la promesa de que triunfarás.
3 Y puesto que el tiempo no tiene significado, se te está dando todo a cambio de nada.
4 He aquí un trato en el que no puedes perder.
5 Y lo que ganas es en verdad ilimitado.

7. Ofrécele hoy tu modesta dádiva de cinco minutos cada hora.
2 Él impartirá a las palabras que utilices al practicar con la idea de hoy la profunda convicción y firmeza de las que tú careces.
3 Sus palabras se unirán a las tuyas y harán de cada repetición de la idea de hoy una absoluta consagración, hecha con fe tan perfecta y segura como la que Él tiene en ti.
4 La confianza que Él tiene en ti impartirá luz a todas las palabras que pronuncies, e irás más allá de su sonido a lo que verdaderamente significan.
5 Hoy practicas con Él mientras dices:
6 Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.

8. En cada uno de los períodos de cinco minutos que pases con Él, Él aceptará tus palabras y te las devolverá radiantes de una fe y confianza tan grandes e inquebrantables que iluminarán el mundo con esperanza y felicidad.
2 No dejes pasar ni una sola oportunidad de ser el feliz receptor de Sus regalos, para que a tu vez puedas dárselos hoy al mundo.

9. Ofrécele las palabras y Él se encargará del resto.
2 Él te ayudará a entender tu función especial.
3 Él allanará el camino que te conduce a la felicidad, y la paz y la confianza serán Sus regalos, Su respuesta a tus palabras.
4 Él responderá con toda Su fe, dicha y certeza que lo que dices es verdad.
5 Y entonces gozarás de la misma convicción de que goza Aquel que conoce tu función en la tierra así como en el Cielo.
6 Él estará contigo durante cada sesión de práctica que compartas con Él, e intercambiará cada instante de tiempo que le ofrezcas por intemporalidad y paz.

10. Pasa la hora preparándote felizmente para los próximos cinco minutos que vas a volver a pasar con Él.
2 Repite la idea de hoy mientras esperas la llegada de ese feliz momento.
3 Repítela a menudo, y no te olvides de que cada vez que lo haces, preparas a tu mente para el feliz momento que se acerca.

11. Y cuando la hora haya transcurrido y Él esté ahí una vez más para pasar otro rato contigo, siéntete agradecido y deja a un lado toda tarea mundana, pensamiento insignificante o idea restrictiva, y pasa un feliz rato en Su compañía otra vez.
2 Dile una vez más que aceptas el papel que Él quiere que asumas y que te ayudará a desempeñar, y Él hará que estés seguro de que deseas tomar esa decisión, la cual Él ya ha tomado contigo y tú con Él.