4 feb. 2013

LECCIÓN 35


Mi mente es parte de la de Dios. Soy muy santo.

1. La idea de hoy no describe la manera como te ves a ti mismo ahora. 
2 Describe, no obstante, lo que la visión te mostrará.  
3 A todo aquel que cree estar en este mundo le resulta muy difícil creer esto de sí mismo. 
4 Sin embargo, la razón por la que cree estar en este mundo es porque no lo cree.

2. Crees que formas parte del lugar donde piensas que estás.  
2 Eso se debe a que te rodeas del medio ambiente que deseas.  
3 Y lo  deseas para proteger la imagen que has forjado de ti mismo.  
4 La imagen también forma parte de ese medio ambiente. 
5 Lo que ves mientras crees estar en él, lo ves a través de los ojos de la imagen. 
6 Eso no es visión. 
7 Las imágenes no pueden ver.

3. La idea de hoy presenta una perspectiva de ti muy diferente. 
2 Al establecer tu Origen establece también tu Identidad, y te describe como realmente debes ser en verdad.  
3 La manera en que vamos a aplicar la idea de hoy es ligeramente diferente, ya que el énfasis recae hoy en el que percibe en vez de en lo que éste percibe.

4. Comienza cada una de las tres sesiones de práctica de hoy de cinco minutos cada una repitiendo la idea para tus adentros, luego cierra los ojos y escudriña tu mente en busca de los diver sos términos descriptivos que te adjudicas a ti mismo.
2 Incluye todos los atributos basados en el ego que te adscribes, sean positivos o negativos, deseables o indeseables, halagadores o denigrantes.  
3 Todos son igualmente irreales porque en ellos no te ves a ti mismo con los ojos de la santidad.

5. En la primera parte del período de búsqueda mental, probablemente pondrás mayor énfasis en lo que consideres son los aspectos más negativos de tu auto-percepción. 
2 Hacia el final del ejercicio, no obstante, es probable que lo que te venga a la mente sean los términos descriptivos más auto-engrandecedores.
3 Trata de reconocer que no importa en qué dirección se inclinen las fantasías que albergas acerca de ti mismo. 
4 En realidad, las fantasías no se inclinan en ninguna dirección. 
5 Simplemente no son verdaderas.

6.  Una  lista  adecuada  para  la  aplicación  de  la  idea  de  hoy,  la  cual  no  ha  sido  seleccionada conscientemente, podría ser:
2 Me veo a mí mismo como alguien del que otros abusan. 
3 Me veo a mí mismo como alguien que está deprimido. 
4 Me veo a mí mismo como un fracaso.
5 Me veo a mí mismo como alguien que está en peligro. 
6 Me veo a mí mismo como un inútil.
7 Me veo a mí mismo como un vencedor. 
8 Me veo a mí mismo como un perdedor. 
9 Me veo a mí mismo como una persona caritativa. 
10 Me veo a mí mismo como una persona virtuosa. 

7.  No debes pensar acerca de estos términos de manera abstracta.  
2 Se  te ocurrirán a medida que te vengan a la mente diversas personalidades, situaciones o acontecimientos en los que tú figuras. 
3 Escoge cualquier  situación  en  particular  que  se  te  ocurra,  identifica  el  término  o  términos  descriptivos  que consideres pertinentes a tus reacciones a esa situación, y úsalos para aplicar la idea de hoy.  
4 Después que hayas nombrado cada uno de ellos, añade: 
5 Pero mi mente es parte de la de Dios. 
6 Soy muy santo.

8. Durante las sesiones de práctica más largas probablemente habrá intervalos en los que no se te ocurra nada  en  particular.  
2 No  te  esfuerces  en  pensar  cosas  concretas  para  ocupar  dichos  intervalos,  sino simplemente relájate y repite la idea de hoy lentamente hasta que se te ocurra algo.  
3 Si bien no debes omitir nada de lo que se te ocurra durante los ejercicios, no se debe "sacar" nada a la fuerza. 
4 No se debe usar ni fuerza ni discriminación. 

9.  Tan a menudo como sea posible en el transcurso del día, aplica la idea de hoy a cada atributo o atributos que te estés adjudicando en ese momento, añadiendo la idea en la forma indicada más arriba. 
2 Si no se te ocurre nada en particular, repite simplemente la idea en tu interior con los ojos cerrados.


******************************


El ego está seguro de que el amor es peligroso, y ésta es siempre su enseñanza principal. Nunca lo expresa de este modo. Al contrario, todo el que cree que el ego es la salvación parece estar profundamente inmerso en la búsqueda del amor.
El ego, sin embargo, aunque alienta con gran insistencia la búsqueda del amor, pone una condición: que no se encuentre.
Sus dictados, por lo tanto, pueden resumirse simplemente de esta manera: "Busca, pero no halles". Esta es la única promesa que el ego te hace y la única que cumplirá. Pues el ego persigue su objetivo con fanática insistencia, y su juicio, aunque seriamente menoscabado, es completamente coherente.

La búsqueda que el ego emprende está, por lo tanto, condenada al fracaso.
Y como también te enseña que él es tu identidad, su consejo te embarca en una jornada que siempre acaba en una percepción de auto-derrota.
Pues el ego es incapaz de amar, y, en su frenética búsqueda de amor, anda en pos de lo que teme encontrar.
La búsqueda es inevitable porque el ego es parte de tu mente, y, debido a su origen, él no está totalmente dividido, pues, de lo contrario, carecería por completo de credibilidad.
Tu mente es la que cree en él y la que le otorga existencia. Sin embargo, es también tu mente la que tiene el poder de negar su existencia, y eso es sin duda lo que harás cuando te des cuenta exactamente de la clase de jornada en la que el ego te embarca. (UCDM).


Reconozco ahora que mi manera de pensar parte del ego. Que nunca puedo encontrar respuestas de esta manera. Entiendo que hay un camino a través del AMOR.
Estoy dispuesto al cambio.


Sólo el amor es fuerte, puesto que es indiviso. Los fuertes no atacan, pues no ven que haya necesidad de ello.
Antes de que la idea de atacar pudiese entrar en tu mente, tuviste que haberte percibido a ti mismo como débil. Puesto que te atacaste a ti mismo y creíste que el ataque había sido efectivo, te consideras a ti mismo debilitado. Al dejar de percibir la igualdad que existe entre tus hermanos y tú, y al considerarte a ti
mismo como más débil, intentas "equilibrar" la situación a la que tú mismo diste lugar.
Y te vales del ataque para ello porque crees que el ataque logró debilitarte.
Por eso es por lo que el reconocimiento de tu propia invulnerabilidad es tan importante para el restablecimiento de tu cordura. (UCDM)




2 comentarios :

  1. Gracias por tu palabra y comentarios, solo te pediria q identifiques las citas ucdm

    ResponderEliminar